For the rebirth of the Fourth International! - Pelo renascimento da Quarta Internacional!

HomeLinksPortuguêsFrançaisEspañol PublicationsHistoric DocumentsContact

La LRCI EN LA ARGENTINA:

"El borde desafilado de la critica revolucionaria

  

  

[La presente carta fue enviada a Poder Obrero el 30 de marzo de 2002. Copiado de http://www.bolshevik.org/espanol/La%20LRCI%20%20EN%20LA%20%20ARGENTINA.html ]

  

Al Editor:

  

El movimiento obrero internacional tiene vital interés en el dramático desarrollo de los sucesos en la Argentina. En la discusión acerca de la Asamblea Constituyente con los camaradas de Poder Obrero en su reunión pública en Londres el 21 de marzo, fue sugerido que debería escribir para vuestra clarificación

  

Desde el comienzo de la presente crisis política en la Argentina en Diciembre, Poder Obrero ha levantad o en forma intermitente la convocatoria para una especie de asamblea constituyente, mientras simultáneamente abogaba por la creación de consejos obreros, y un partido revolucionario y un gobierno obrero. Los revolucionarios levantan la consigna de asamblea constituyente en situaciones donde las masas de la clase obrera tiene ilusiones en el electoralismo burgués – típicamente después de un periodo de dictadura derechista. Pero en la Argentina ha venido funcionando u n régimen democrático burgués por casi 20 años, y hay un gran enojo hacia la totalidad del espectro político del establishment capitalista. En este caso, la campaña por una asamblea constituyente solo puede crear ilusiones populares.

  

Es enteramente posible que en algunos puntos los reformistas, los burócratas sindicales o los propios peronistas puedan levantar ellos mismos la propuesta de asamblea constituyente, o alguna otra forma de truco parlamentario, para contener la lucha de las masas dentro de los marcos de la " democracia" capitalista. En este caso, seria necesario que los revolucionarios procuraran exponer el contenido reaccionario de tales demandas y contraproponer la necesidad de órganos proletarios de doble poder.

  

Pero en el documento datado el 21 de diciembre de 2001, el Secretariado Internacional (SI) de la LRCI ( Liga por una Internacional Comunista, liderada por el Poder Obrero) toma una aproximación diferente, y propuso que si la burguesía buscara escapar de sus dificultades con nuevas elecciones:

  

 " Los revolucionarios deberían discutir por una elección que nombrara diputados para una asamblea constituyente soberana. En dicha elección seria vital para los delegados obreros, delegados de los pobres de la ciudad y del campo, de luchar y asegurarse que no serían dominadas por los políticos corruptos de las oligarquías rivales."

  

La posición fue tácticamente cambiada en un documento de la LRCI del 19 d enero del 2002, intitulado " La Lucha contra el continuismo de Duhalde", en el que agudamente critica toda clase de participación en cualquier clase de formaciones policlasistas:

  

 …" la consigna por asambleas obreras y comités (coordinadoras) es crucial en la actual situación. Tiene que avanzar en todas las luchas que sucedan en el próximo periodo, ya sean parciales, locales, regionales y nacionales. Dado la actual situación la consigna de asambleas populares o cuerpos policlasistas similares, llevan al peligro de abandonar a los obreros y abrirse a otras clases y a demagogos populistas.

…  

 "La confusión de los centristas esta representada en la confusión que tiene de los encuentros de masas con los órganos de carácter soviético, compuesto por delegados: y se representa a la asamblea constituyente como la base de un gobierno obrero"

  

Todo ello era una explicación de su temprana confusión sobre el uso de dicha demanda. Pero entonces, en el numero de febrero de Poder Obrero, la demanda asamblea constituyente reaparece en el medio de un largo documento del Secretariado Internacional de la LRCI ( de la Rebelión a la Revolución, 28 de enero) . En ese momento se le daba una visión más izquierdista como" asamblea constituyente soberana y revolucionaria", pero todavía estaba afectado por el significado de responder a la " continuidad de las movilizaciones de masas en el cual la clase media jugo un rol preeminente, mientras la clase obrera organizada... no ha entrado en la escena política de una manera organizada" la asamblea constituyente de Poder Obrero esta claramente proyectada como un arreglo burgués

  

`Las masas populares- a pesar de su desilusión con todos los partidos y políticos mantienen todavía ilusiones democráticas

  

 `Mucha gente demandó nuevas elecciones porque el gobierno Duhalde retiró el llamado de elecciones para marzo. Cualquier otra crisis política para Duhalde levantaría el tema de la ilegitimidad de su Administración en términos de un mandato popular`’

  

Pero en el mismo momento, el documento sugiere: " Para hacer tal asamblea deberá responder a la voluntad popular y necesitará la intervención y el control de las organizaciones obreras y los órganos de democracia popular…" la idea de llamar a una asamblea parlamentaría burguesa bajo el control obrero es un ejemplo clásico de lo que Trotsky llamaba ` confusión cristalizada´

  

La tarea clave de los trotskistas en Argentina hoy, es luchar para forjar una dirección revolucionaria basada en un programa proletario de independencia política de todas las alas de la burguesía. La influencia del peronismo ( nacionalismo burgués popular) dentro del movimiento obrero argentino no puede ser combatido con intento de asambleas constituyentes como el camino hacia un gobierno obrero. Esto solo puede crear confusión y ayudar a impulsar un estadio de derrota.

  

Su apoyo a la demanda de asamblea constituyente aparece estar vinculado con la prosecución del Partido de los Trabajadores por el Socialismo (PTS). Parece que la adaptación al PTS ha provocada una confusión política alrededor de más cosas que justamente la cuestión de la asamblea constituyente. En la página cinco del numero de febrero (2002) de Poder Obrero, en el medio de una entrevista con un miembro del PTS, hay un recuadro llamando a la creación de un partido revolucionario con influencia real en Argentina. Esto sugiere que para realizar este objetivo, el Partido Obrero, el Movimiento al Socialismo (MAS), y también extendido al Movimiento Socialista de la Trabajadores(MST), deberían combinar fuerzas y lanzar un nuevo partido político con un programa revolucionario conforme a la actual situación.

  

En la pagina ocho del mismo numero, el documento del secretariado Internacional de la LRCI, llama al PTS para poner en marcha los elementos fundamentales de la estrategia revolucionaria y llama a todas las fuerzas militantes de la clase obrera y popular, que marchen juntas en la creación de un partido obrero revolucionario de masas. Todavía para cubrir el flanco izquierdo, el S.I. de la LRCI también alarma contra los " reagrupamientos" de todos aquellos que se llaman " revolucionarios" o " trotskistas", en algo que podría:

  

` ser mucho peor porque esto llevaría a los revolucionarios derecho al oportunismo. Tal fusión puede solamente realizarse por lo menos bajo un programa revolucionario. Esto no reforzara las fuerzas revolucionarias pero fatalmente puede debilitarlas. Será probado que un bloque podrido (sic) se quebrará al primer desafió serio de dicho borde desafilado de la estrategia revolucionaria precisamente cuando más es necesaria

  

Es duro que el PTS no sea el único que este deseando el borde desafilado de la critica revolucionaria en la búsqueda de un frente podrido.

  

Saludos fraternales

Alan

Por el IBT [Bretaña]