For the rebirth of the Fourth International! - Pelo renascimento da Quarta Internacional!

HomeLinksPortuguêsFrançaisEspañol PublicationsHistoric DocumentsContact

Carta de 1960 de James Robertson al Comité Político del SWP

No al silencio público sobre la traición del LSSP

  

  

Nueva York

8 de agosto de 1960

  

Al Comité Político

  

Estimados camaradas:

  

Me dirijo a ustedes con respecto al silencio público de nuestro partido acerca de la reciente y continua traición contra la clase obrera ceilanesa y el movimiento trotskista mundial perpetrada por el Lanka Sama Samaja Party. Me refiero, desde luego, a la participación de ese partido en un pacto electoral de “Frente Popular” con el partido estalinista y el partido burgués nacionalista de izquierda representado por la viuda Bandaranaike.

  

Al plantear este asunto en privado con varios miembros de su órgano, me han dicho que se han enviado cartas a los ceilaneses y que ustedes creen que por ahora los marxistas revolucionarios en el LSSP pueden lograr una mayor ventaja si nos quedamos callados públicamente. Debo disentir y los insto a reconsiderar.

  

Cuando leí en el NY Times sobre el pacto electoral, más tarde sobre la elección y finalmente sobre el apoyo que continúa dándole el LSSP al nuevo gobierno capitalista, mi preocupación sobre esta capitulación clásicamente socialdemócrata se vio mitigada por dos reflexiones: 1) primero, que la construcción de un genuino partido trotskista para la isla tal vez podría realizarse sobre las ruinas y, 2) que ahora podríamos arrinconar realmente a Pablo, no por un voto oscuro de sus partidarios en una reunión provincial del Partido Laborista británico, sino por un acto claro de proporciones históricas de un partido importante, un acto en torno al cual los órganos centrales mundiales de la CI [IV Internacional] deberían tomar una posición, la cual se basaría en estar a favor o en contra de los principios revolucionarios elementales.

  

Pero el silencio en el Militant debilita ambas esperanzas. En Ceilán nuestro silencio, aunque pueda mantener temporalmente nuestra “respetabilidad” en boca de los dirigentes, también les proporciona un arma formidable contra cualquier militante que confronten: “Incluso los estadounidenses sólo están molestos en privado y están abordando esto como un asunto entre camaradas”. Y por lo que respecta a la situación de Pablo ante el movimiento mundial, cada día de retraso le permite decir en los hechos: “Tú eres otro maniobrero al subordinar los principios a la táctica”.

  

Camaradas, de que ustedes condenan a los ex trotskistas ceilaneses no tengo duda alguna; pero el que no lo planteen públicamente y con gran seriedad sólo daña al movimiento internacionalmente.

  

Saludos camaraderiles,

James Robertson

  

[Copiado de http://www.icl-fi.org/espanol/spe/37/let-lssp.html ]